domingo, agosto 24, 2008

Injusticias de la vida.

Lo inalcanzable siempre será lo que mas deseemos, una de los grandes objetivos de mi vida que me lleva reconcomiendo cosa de año y pico es tan inalcanzable que a penas puedo rozarlo con la yema de los dedos.
Es injusto, son esperanzas que se encienden, pero que luego con el frio se apagan.
Y yo ya me he resignado a que por mucho que lo intente, nunca conseguiré nada. Quizás, ese sea el destino. Quizás yo este predestinada a no conseguir ese objetivo que con tanta impetu me propuse conseguir. Lo peor de todo es engañarse a una misma, que aunque sepa con toda seguridad que nunca lo conseguire, aun me quedan esperanzas.
Disfrutar del momento, carpe diem.
Sí, joder!
Pero la vida es injusta, yo no me rindo, llevo demasiado tiempo con esto como para rendirme, me han estallado mi burbuja tantísimas veces, que no me rendiré hasta que me muera. Y quizás, pasen 50 años y aun me acuerde, de ese objetivo que nunca pude tener y que aun seguiré persiguiendo.
Por que esto, amigüit@s mios, es una obsesión.

Resignación, tirar para alante y vivir intentando ser lo máximo feliz que pueda.

2 comentarios:

Rosa Rawr dijo...

Me encantó tu texto. La verdad esque hay que seguir luchando y no rendirse para superar y conseguir lo que queremos:)
bonito blog
unbeso

Leti dijo...

Mmmm me identifico taaaanto... Me pasa con montones de cosas y me preocupa una en especial... ¿Cuándo empieza a convertirse en una obsesión?

¿Cuál es ese objetivo tan inalcanzable? ¿Un amor platónico? Me gustaría saberlo, me he quedado intrigada...

Un besito!